Victor Lax y la magia en la fotografía de bodas